Salud y Temperancia

Cesar Fragua Preciado

Cesar Fragua Preciado

Departamental Salud y Temperancia

Natural de Tunja, El Pr César Augusto Fagua Preciado se graduó en la Corporación Universitaria Adventista (UNAC) como Licenciado en Educación -Teologia en el año 1987
Y en el año 2002 realizó estudios de Maestría en Teología Pastoral.
Inició su Ministerio como pastor aspirante en el año 1997 en el Distrito de Palermo en la ciudad de Bogotá.
Actuó como capellán en el Colegio Emmanuel y como Pr Distrital en los Distritos de Redención Bogotá, Girardot, Ibagué Central, Kennedy Bogotá, Chaparral, Fusagasugá, Neiva Sur, La Dorada, Tequendama, y actualmente en el Distrito de Mariquita.
Está casado con Nubia Yanneth Fuentes Arismendi, con quien tiene dos hijos Cesar Daniel y Nubia Tatiana.

MISIÓN

El Departamento de Salud de la División Interamericana promueve un estilo de vida sano dentro de la iglesia y su entorno social. Estimula a sus miembros a ofrecer grenuinamente y en cualquier lugar, un testimonio viviente que despierte un espíritu de investigación y abra el camino de la acción del Espíritu Santo en la vida de las personas.

DECLARACIÓN DE FILOSOFÍA

La filosofía del departamento de Ministerios de Salud, está basada en la creencia fundamental de la plenitud del ser humano que es: El hombre creado, redimido y glorificado plenamente.
Imitar a Jesús en su acercamiento y satisfacción de las necesidades de los que Él vino a salvar.

OBJETIVOS

  • El departamento de Ministerios de Salud de la División Interamericana, propone los siguientes objetivos:
  • Promover, en preparación para el regreso de nuestro Señor Jesucristo, la salud física, mental, social y espiritual en cada uno de los niveles de la organización, como también en nuestras instituciones.
  • Activar y formar en las iglesias educadores y promotores de la salud.
  • Ministrar especialmente a la juventud adventista o no adventista, en su preparación como futuros dirigentes de la iglesia y del mundo.
  • Integrar activamente a los profesionales adventistas en el ministerio de salud y temperancia de la iglesia, animándolos a ser, como prioridad de sus vidas, un testimonio de la enseñanza de la salud adventista.
  • Buscar constantemente las maneras de alimentar el crecimiento y desarrollo de nuestras instituciones del cuidado de la salud, de manera que ellas puedan apoyar el ministerio de la iglesia, siendo que el sanamiento no significa solamente curar la enfermedad sino también sanar y salvar a las almas del estilo de vida pecaminoso y sus consecuencias.
  • Integrar sistemáticamente la enseñanza de la salud en el currículo de los departamentos de Teología y Educación de nuestros colegios y universidades, para así preparar y equipar mejor a nuestros predicadores y educadores.
  • Promover la salud de diferentes maneras. Instalar restaurantes vegetarianos, organizar, patrocinar y participar en manifestaciones, pacíficas y públicas contra el tabaco, el alcohol, las drogas, etc.
  • Trabajar con otras organizaciones que promueven la salud, sin comprometer nuestra originalidad e identidad.